DIAKONIA

PROYECTO DIAKONIA, AMAZONIA SUR

Territorios: TIMI-1 y TIMI

Proceso autonómico del TIM-1

Los pueblos indígenas mojeño trinitario, mojeño ignaciano, tsimane, movima y yuracaré; pueblos cuya relación fraternal, multiétnica e intercultural se estableció ancestralmente sobre las bases territoriales del denominado bosque de tsimane, actualmente “Territorio Indígena Multiétnico 1”, definieron acceder su autonomía indígena, desde la concepción de la autodeterminación como expresión de un modelo propio de buen vivir y la administración de sus recursos de acuerdo a lógicas propias del don y la reciprocidad; por ello, la estrategia planteada fue constituir su autonomía en base a su territorio ancestral histórico, consolidado como propiedad colectiva.

El camino hacia la consolidación de su autonomía indígena ha ido avanzando, transitándose de acuerdo cada etapa establecida en  la normativa vigente para su implementación. La Asamblea Territorial del TIM-1, se encuentra actualmente concluyendo la elaboración del Estatuto Autonómico, el cual deberá ser sometido a control de constitucionalidad y posterior referéndum para su aprobación, una vez sean cumplidos los requisitos exigidos para dicho proceso.

Si bien se ha avanzado, se requiere  aún fortalecer su proyección  y acción orgánica y política  ante los futuros desafíos;  más allá de la construcción de su estructura de gobierno autónomo, en la discusión de mecanismos de sostenibilidad política, institucional y fiscal.

Proceso de consolidación y control territorial del TIMI

Las características del proceso de saneamiento del TIMI y los resultados que se vienen obteniendo después de 17 años de haberse demandado su titulación, muestran un proceso que estuvo acompañado de burocracia estatal, corrupción, acaparamiento de tierras y usurpación de tierras comunales ancestrales; pero también nos muestra un fuerte proceso interno político, orgánico  y social, que posibilito al pueblo mojeño ignaciano la consolidación de 47.113,065 hectáreas, el año 2010 y 3.459,1156 hectáreas el 2012;  superficie en la que se incluyen  áreas ancestrales recuperadas que se encontraban sobrepuestas a predios de terceros.

Sin embargo, se han  originado nuevos conflictos, por el avasallamiento a su territorio  y el riesgo de fragmentación promovido por actores e intereses externos. En este escenario, las organizaciones indígenas en coordinación con sus comunidades vienen desarrollando una estrategia de defensa y control territorial; pero además,  han priorizado la conformación y capacitación de equipos indígenas que coadyuven en el control y monitoreo de sus tierras  tituladas, y así evitar el saqueo de diversos recursos naturales y hacer frente a las amenazas externas.