NUESTRA HISTORIA

El CEJIS fue fundado en 1978 por los abogados Susana Chiarotti Boero (profesional argentina exiliada en Bolivia) y Miguel Parrilla (abogado español) quienes decidieran montar un pequeño equipo de apoyo jurídico a los sectores sociales más desprotegidos.

En la década del 80 el accionar institucional se centró en la defensa jurídica de trabajadores asalariados rurales(zafreros y cosechadores) y urbanos (principalmente fabriles), campesinos afiliados a la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos (CSUTCB) y menores de edad en situaciones de conflicto, así como la capacitación e investigación de la problemática que originaba su situación de marginación y exclusión.  También comenzó el trabajo de asesoramiento a los pueblos indígenas de las tierras bajas frente a los abusos y flagrantes violaciones a sus derechos laborales, propiciando la formación de las primeras organizaciones indígenas, como la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB).

En primera parte de la década del 90, el CEJIS asesoró las organizaciones indígenas aglutinadas en la CIDOB en la incorporación de sus derechos a la legislación nacional. En ese proceso se logró la ratificación del Convenio Nº 169 de la OIT, la modificación de la Constitución Política del Estado, la aprobación de la ley de tierras (Ley INRA), la Ley Forestal y otras disposiciones técnicas que aseguren del derecho al territorio y los recursos naturales existentes en ellos.

En la segunda parte de los 90, el CEJIS patrocinó los procesos de titulación de tierras indígenas en el proceso de saneamiento de tierras, logrando asegurar más de 7 de los 11 millones de hectáreas reconocidos a los pueblos indígenas en las tierras bajas del país.

Ya en la primera década de este siglo, el CEJIS asesoró técnicamente las movilizaciones que condujeron a la demanda de la Asamblea Constituyente así como la propuesta de Nueva Constitución Política del Estado que los sectores sociales aglutinados en el Pacto de Unidad presentaron al cónclave, base de la actual Carta Magna boliviana en vigencia, con la cual Bolivia se reconoce como Estado Plurinacional.